Comienza el suministro gratuito de medidores de glucosa 'tipo flash' a los menores melillenses



Pacientes y familiares reciben formación sobre las características del sistema de control de la diabetes

10-01-2019

Esta mañana, en el salón de actos del Hospital Comarcal han comenzado  a implantarse medidores de niveles de glucosa “tipo flash” a más de una veintena de menores melillenses  con diabetes, lo que permitirá mejorar el control de la enfermedad y disminuir el número de los múltiples pinchazos diarios en los dedos que en la actualidad se realizan.

Con este objetivo se han celebrado dos sesiones de educación terapéutica para los pacientes y sus familiares en dos grupos de once menores.

El acto ha sido presidido por el director territorial del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) en Melilla, Omar Haouari, quien ha destacado la colaboración entre el Ministerio de Sanidad, INGESA y ADIMEL para conseguir el objetivo, así como felicitó a los Servicios de Pediatría y Endocrinología por hacer posible que desde hoy menores melillenses midan sus niveles de glucosa con este sistema.

Por último, Haouari ha confirmado que el INGESA trabaja porque la población adulta también pueda acceder a este sistema de control.

A continuación ha tomado la palabra el facultativo especialista de Pediatría Joaquín Lamas, quien ha explicado a familiares y pacientes el contenido de la sesión formativa, que ha consistido en una presentación a través de diapositivas digitales complementada por un vídeo. Además, ha añadido Lamas, la interacción con los oyentes tiene especial relevancia para solventar cualquier duda posible.

Al termino de la sesión formativa, según ha informado Lamas, se ha implantado los sensores “tipo flash” a los pacientes y se les ha facilitado la fecha para una cita de consulta con la finalidad de comprobar las mediciones y comprobar cualquier incidencia.

Ha cerrado el acto la directora de Enfermería de Atención Especializada, Concepción Cortés, quien ha destacado la importancia de la monitorización de la diabetes a través de los sensores “tipo flash” porque disminuye el número de pinchazos para controlar la enfermedad, así como un mejor conocimiento de la evolución de la diabetes y, por supuesto, una mayor autonomía personal.

También se ha referido Cortés a la colaboración que debe existir entre los profesionales sanitarios (de Medicina y Enfermería), las familias y los pacientes “porque es integrar en su vida cotidiana los cuidados del sensor que va a evitar toda esas serie de pinchazos”.

Estas sesiones formativas continuarán en próximos días hasta que se implanten los sensores a más de un centenar de menores melillenses.