El Gobierno de España destina 80 millones de euros para frenar la despoblación